Français English Español
Menu

Historia

Originario de la región de Chantilly y de Meaux, Robert Levy (1741-1813), porcelanista y chiffonnier (fabricante de tejidos) vivía en un castillo en Gonesse, vendido en 1899, y su mujer, Berthe Minier se dedicaba a la decoración en porcelana (pintora al esmalte).

Tuvieron un hijo, Michel Levy (1789-1819) fabricante de loza o porcelanista marido de Victoire Ployard. 

Para ayudar a su esposa, Robert Levy compró un taller que ya existía (en torno a 1810), después fórmulas de producción de esmalte, y puso en marcha una actividad de esmaltadores en porcelana.  

En 1820, le compró fórmulas a la familia Leblond (1820) para los "blancs à cadran" (esmaltes blancos para la esfera de los relojes).

Después, el hijo de Michel, Denis Levy (1813-1873) marido de Joséphine Victorine Lebrun (1803-1873) amplió este taller para hacer de él una fábrica. 

Volvió a comprarle fórmulas a Monsieur Dragos (en 1840), y después a Léon Martin en el Quartier du Temple, así como a un alsaciano y a un ucraniano.

Hacia 1840 compró un terreno donde se cultivaban cebollas, porque su tía vivía en el lugar llamado « lin court », que dependía del pueblo de « Pintin » y que se convirtió respectivamente en el Pré Saint Gervais (capital del verre cassé) y Pantin, camino de las canteras de América.  

 Hizo construir una casa y la fábrica del Pré (Prado), que finalmente, después de la guerra del 39 al 45, se convirtió en el 24 de la calle de Estiennes d’Orves, donde murió.

Su hija, Marie Victorine Ester Levy (1836-1901) se casó con Louis Soyer (1833-1876) hijo de Stanislas, Charlemagne Soyer.

Louis Soyer, originario de una familia de agricultores cerca de Meaux, tenía una actividad "industrial" en torno a la fábrica de loza en el pueblo de "La Vilette" (que se convirtió, en el distrito 19º de París, en la actual calle de Flandres).

El negocio se convertirá en "Empresa SOYER".

 Su hijo Denis-Georges Soyer (1860-1935) marido de Berthe Cabourdin (1862-1957) se ocupará del negocio.   En el Musée d'Anvers, todavía existe una colección de esmaltes del tipo de los de Denis Soyer que todavía sirve de referencia a los diamantistas.

 El hijo de este último,  Louis–Edouard Soyer (1894-1940) marido de Marie Louise Bignier (1898-1965) le sucederá.

Después de un incendio, reconstruirá en 1928 la fábrica del Pré Saint Gervais en metal y ladrillos aun cuando originalmente era de madera.

La fábrica se convirtió en el "Establecimiento SOYER"

 

 

                              

 

La propia fábrica elaboraba sus crisoles que en sus orígenes eran abiertos, cerrados según la necesidad y después, al final, pasó al crisol cerrado. 

 Esta tenía un horno de carbón anterior a la guerra, un horno de fuel anterior a la guerra y otro posterior. Para medir la temperatura del horno se utilizaban "relojes" en forma de triángulo.

La fábrica tenía máquinas de vapor que reemplazaban a los caballos y la producción era de 120 kg al día en la época de Louis Soyer y 250 kg al día en la época de Jacques Soyer.

En 1900, la fábrica empleaba a 140 asalariados, los obreros empezaban a los 6 años y los mejores aprendían el travail à la canne (trabajo con caña de soplar).

La empresa vendía en todo el mundo y exportaba más del 80%.

La gran especialidad era los strass (sobre todo los que le ofreció Bokassa al Sr. Giscard d'Estaing). Durante la guerra, hubo que utilizar los montones de strass almacenados en los sótanos de la fábrica. Cuando se llevaron para volver a fundirlos, la parte preciosa se separó y las escorias se reciclaron. Durante la guerra, la Sociedad exportaba a todo el mundo pero con una producción más limitada.

En el siglo XIX Los ESMALTES SOYER muy cercanos a sus competidores ingleses pensaron en asociarse y compartieron las especialidades (en el siglo XX se dividieron un poco Europa con su competidor alemán). 

La fábrica producía también rubíes sintéticos, el último de los cuales de 284 kg fue vendido en Kaboul, cortado en 2 para transportarlo por culpa de los saqueadores.

Los huevos de Fabergé estaban decorados con combinaciones de esmalte SOYER y piedras preciosas. Cuando se creó, la legión de honor fue esmaltada con un rojo SOYER y auténticos diamantes.

El primer objeto (soviético) enviado a la luna llevaba esmalte SOYER.

Durante la guerra del 39 al 45, los Esmaltes Soyer continuaban recibiendo uranio para el amarillo. 

Louis-Edouard Soyer muere en 1940 como capitán del ejército francés en Zelanda, y su viuda, con la ayuda de los empleados, se ocupará de la empresa hasta mediados de los años cincuenta.

Sus hijos, Jacques Soyer nacido en 1928 y esposo de Chantal Leguil, formado en el oficio de « maestro vidriero » por los viejos compañeros, pudo coger el relevo y cambió el nombre por el de "EMAUX SOYER" (ESMALTES SOYER).

En 1970, se asociará en una unión de empresas con la sociedad CERADEL de Paul Coiffe y se irá a vivir cerca de Limoges, al Condat sur Vienne (87920) en el Moulin de Saint Paul

3 años después, Jacques Soyer tratará de volver a sacar una fabricación artesanal de polvo de esmalte en Crouy sur Ourcq con el nombre de "Técnica y Esmalte Jacques Soyer", pero una huelga de electricidad destruyó su primer gran crisol y arruinó sus esperanzas y las de sus numerosos clientes. 

Bernard CHARLES–LAVAUZELE, yerno de Paul COIFFE recupera el negocio y crea el 1 de enero de 1979 La Cristallerie de Saint Paul. Tras su muerte en 1999, su viuda lo explotará durante 1 año antes de vendérselo al Sr. Franck Dufour.

Este continuará la fabricación de los esmaltes Opacos, Opalinos y Transparentes y devolverá la importancia a los EMAUX SOYER.

 

Franck Dufour y Jacques Soyer